martes, 10 de abril de 2012

Estructura: rostro y piel [Make Up]


Estructura: Rostro

Todo el concepto de adorno cosmético nació como un modo de definir y mejorar los rasgos de la cara y la coloración de la piel. Pero al igual que todas las demás cosas de la historia, hasta el uso del maquillaje ha cambiado, trayendo consigo disferentes significados, ventajas e incovenientes. La razón por la que hoy en día usamos cosmétics defiere del pasado y de una persona a otra. No obstante, aunque hay tantos rostros diferentes como personas existen, la estructura básica es algo que todos compartimos.
El rostro está formado por nas zonas que sobresalen y otras que retroceden: los pómulos y las cavidades de la mejillas, la punta de la barbilla, el ligero hundimientos de las sienes, etcétera. Por tradición resaltamos y delineamos estas áreas para acentuar la forma natural del rostro. En Vasessa Williams tenemos dos ejemplos espectaculares de una estructura ósea natural que ha sido resaltada con la aplicación del maquillaje. Al jugar con bases de colores más oscuros o claros que el tono natural de la piel, es posible crear resultados sorprendentes. Se puede afilar una nariz, elevar una ceja, modelar una mejilla; todo a base de aplicar y, lo más importante, difuminar estos productos. Cuando uno se enfrenta a una cara sin maquillaje, hay que darse tiempo para experimentar y jugar. El fondo de maquillaje forma la base para el resto. Se puede hacer caso omiso de este hecho e ir directamente a sombrear los ojos o a aplicar color en los labios y salir corriendo; pero si hay algo en su rostrocon lo que usted desea jugar o estudiar más a fondo, la estructura básica de la cara es el mejor sitio por donde empezar. Entender sus curvas y sus planos permite crear efectos mejores con todos los cosméticos en general y en lugares concretos y exactos alrededor del rostro.



Estructura: Piel

La piel es el lienzo sobre el que trabajamos, por lo que su estado y aspecto son primordiales a la hora de conseguir nuestras ambiciones cosméticas. Da igual que sea grasa, seca o normal: cada vez hay más productos específicos para cada tipo de piel. La clave puede ser algo tan sencillo como un toque de polvos, pero también la combinación de corrector, base y polvos prensados. Un truco es dar un toque de polvos sueltos en el párpado antes de aplicar la sombra de ojos en polvo. Así se consigue una aplicación más homogénea. Sin esa capa ligera, la grasa natural del párpado atrapa el color, lo que suele provocar un emborronamiento. Lo mismo puede decirse del colorete en polvo. Si la piel no es muy seca ni muy grasa, el colorete en polvo aplicado directamente puede dar una sensación de irregularidad. Si se tapan las imperfecciones de la piel con un corrector utilizando un pincel fino se consigue un acabado perfecto y al mismo tiempo natural. Dicho esto, tengamos presente que se han conseguido resultados similares usando cualquier tipo de bases (en barra, líquidas, en polvo, etcétera) y en cualquier color. Como siempre, vos eligís. Lo mejor para reducir las arruguitas y dejar la piel suave y flexible es preparar el cutis con crema hidratante, astringente o gel que absorba la grasa. Muchas veces se trata de ir probando  hasta encontrar la combinación ideal de productos para el cuidado de la piel, producto base y polvos. Cuanto menos se utilice, mejor. El motivo es que a lo largo del día, al sonreír, hablar o fruncir el ceño, la base de maquillaje tiende a correrse hacia los pliegues y las arrugas del rostro. Los polvos intesifican ese efecto, aunque son útiles en zonas en las que suelen aparecer brillos, como las atletas o el puente de la nariz, la barbilla y la frente.

Forma: Cejas.

Las cejas son el único elemento de la cara en el que se pueden tomar medidas extremas, desde decolorarlas hasta hacerlas desaparecer del todo, con resultados abrumadores.


Fuente: Más que maquillaje by Antica



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada