miércoles, 11 de abril de 2012

Armá un spa en casa


Desenchufá el teléfono, apagá el celular, seleccioná buena música y dedicá un día al relax y la belleza. Cosas simples para disfrutar de vos y ponerte linda


¡Dedicá un día para vos!
Por Noelia Veltri
Fotos de Paula Teller


¿Estás cansada de tanto trabajo? ¿Te gustaría pasar un día en un spa? ¿Qué mejor que hacer prácticamente las mismas cosas pero en la comodidad de tu casa, con tu música, tus cosas, tu baño? Así que tomá nota de estos consejitos fáciles de aplicar que te van a hacer sentir mucho más relajada, pero también más contenta con tu cuerpo y tu espíritu.
La idea es que desde los primeros minutos de la mañana empieces a dedicarte a vos. Cuando te levantes (¡sin despertador hoy!), preparate un rico desayuno, date un baño alternando agua fría y caliente (para limpiarte, por supuesto, pero además para comenzar a abrir cada poro de tu cuerpo, de tal manera que todo lo que te hagas dé mejores resultados) y... ¡manos a la obra!

Por la mañana

Una buena limpieza facial es muy importante
Cara
Empezá con una buena limpieza facial (aunque ya te hayas bañado, ¿eh?). Para eso, usá productos de tu cocina: si tenés piel normal, mezclá leche y yogur; si tu piel es grasa, tenés que mezclar una cucharadita y media de bicarbonato de sodio con dos de agua; si tu piel es seca, untá aceite de oliva con la yema de los dedos. En todos los casos, esparcí el "producto casero" con un algodoncito, dejá actuar unos minutos y después retirá con agua.
Una vez que cumpliste con la limpieza, completá con una exfoliación, que también puede ser caserita: mezclá aceite de oliva y sal o aceite de oliva, agua y azúcar. Frotate suavemente y enjuagá. Por último, aplicá algún hidratante. Ahora, depilate las cejas. Pero antes de hacerlo, adormecé la zona con un cubito de hielo. ¡Así no te duele nada!
Por dentro 
Para sentirte bien por fuera pero también en tu interior, te proponemos que en cada uno de los momentos del día te tomes un ratito para ocuparte del interior. Mientras la crema facial hace efecto, por ejemplo, sentate en el piso con un almohadón, relajá tu mente y meditá unos minutos. Elegí vos si te acompaña mejor el silencio o una música tranqui que te guste.
Pelo
Mejorá tu pelo con un baño de crema

Date un baño de crema. Podés prepararlo vos misma mezclando acondicionador, una yema de huevo y una cucharada de aceite de oliva o girasol, más jugo de limón. Aplicalo sobre el pelo húmedo, bien desenredado, mecha por mecha y siempre "de arriba abajo". Una vez que untaste toda la cabeza, dedicate a masajear el cuero cabelludo un buen rato. Recogelo en un rodete y dejá actuar entre quince minutos y media hora (este es el recreíto ideal para leer algo o llamar a alguna amiga por teléfono). Por último enjuagá con abundante agua tibia.

Al mediodía

Desenchufá el teléfono, apagá el celular, seleccioná buena música y dedicá un día al relax y la belleza. Cosas simples para disfrutar de vos y ponerte lindaMasajes y crema, ideal para tu piel

Cuerpo
Una de las opciones es humectar tu piel con alguna crema, pero no así nomás como en el día a día. Hacete un buen masaje pasando tus manos por todo el cuerpo con cierta presión: primero, los hombros, brazos y antebrazos; y después, las piernas haciendo especial énfasis en las zonas de pliegue, por ejemplo, detrás de la rodilla.
Como siempre hay partes del cuerpo que merecen más atención que otras, lo ideal es que en la zona de los glúteos, la parte de arriba de las piernas y el famoso "pantalón de montar", en lugar de crema, apliques algún aceite, porque esta textura contribuye a la reducción de la celulitis.
Si te vas a depilar, hacelo antes que todo: porque si no, la cera no agarra, pero además, para que el mimo lindo sea lo último que te "lleves" de esta etapa del día de spa.
Mmmmm 
Seguramente después de tanta relajación estarás con hambre. Por eso, para tu "ratito de cuidado interior", te proponemos que te armes una rica ensalada con alimentos nutritivos y sanos. Podés utilizar hojas verdes y combinarlas con zahanorias, zapallitos, atún, choclo, tomate y hasta daditos de pollo o pescado. Acompañalo con un rico jugo o licuado de frutas y verduras, y si podés, salí a disfrutarlo al balcón o la terracita.

Por la tarde

Desenchufá el teléfono, apagá el celular, seleccioná buena música y dedicá un día al relax y la belleza. Cosas simples para disfrutar de vos y ponerte lindaRenová tus manos con un baño de parafina

Manos
Lo primero que hay que hacer es cortar las uñas con la tijerita o el alicate. Después, emparejá bien los bordes con una lima y dales la forma que vos quieras. Podés sacarte las cutículas si las tenés muy crecidas, pero tené mucho cuidado porque si te pasás, podés hacerte esos molestos cortecitos que duelen y, sobre todo, molestan. Para terminar, humectá la zona de contacto entre la uña y la piel con crema. Y, como toque final, pintate las uñas. Usá primero una base y después dos manos del color que elijas. Por último, brilllo. La clave está en el tiempo que esperes entre una y otra capa, para que seque bien y te dure más tiempo.
Baño de parafina
Seguramente alguna vez hayas visto cómo en la peluquería se lo hacían a alguien. Si bien supuestamente sólo pueden hacerlo "las que saben", lo cierto es que si te comprás un poco de parafina y sos cuidadosa para no quemarte, tranquilamente podés hacerlo en tu casa. Colocá la parafina en algún recipiente que no uses y que pueda calentarse al fuego. Una vez hecho eso y habiendo controlado la temperatura, para que cuando metas las manos no te quemes, empezá sumergiendo una en el recipiente con parafina (es recomendable que lo hagas mano por mano) y dejala ahí por unos minutos, procurando que la parafina te cubra toda la mano. Sacala y envolvela toda, sin distinguir los dedos, en papel film. La idea es que te quede como si te hubieras hecho un vendaje. Ponete encima un guante (de esos de nylon). Dejá actuar la parafina por un ratito, te sacás todos los envoltorios y, empezando por las muñecas, retirás la parafina como si fuera un guante. ¡Listo!
Hidratada 
Es importante la hidratación, pero no sólo la de la piel, también la del organismo. Por eso, tomá mucha agua durante todo el día. Sin gas. Si preferís, podés poner rodajas de algún cítrico (naranja, limón, pomelo. o de todas estas frutas juntas) en jarras con agua. Lo importante es que calcules cuánto tomás. Por lo menos, tres litros. ¡Aprovechá que estás en tu casa y que ir al baño seguido no te va a resultar un problema!
Pies
Desenchufá el teléfono, apagá el celular, seleccioná buena música y dedicá un día al relax y la belleza. Cosas simples para disfrutar de vos y ponerte linda¡Dejá tus pies divinos!

La técnica de reflexología tiene mucho más que ver con encontrar un bienestar general que con descansar los pies. Es que, en realidad, cada punto que se toca y sobre el cual se hace presión representa una parte del organismo.
Los masajes en los pies ayudan a calmar dolores, pero además facilitan la eliminación de toxinas y, según dicen los chinos, contribuyen a prevenir algunas enfermedades.
Eso sí, tené en cuenta que no deberías hacértelos vos sola si tenés problemas de circulación o várices, y tampoco si estás embarazada.
¿Cómo hacerlo?
Para empezar, sentate cómoda y flexioná el primer pie que quieras tratar trayéndolo hacia vos, en una postura similar a la del indio (piernas cruzadas). Ahí, empezá a torcer levemente el tobillo, hacia dentro y hacia fuera. Después, agarrá uno por uno los dedos y "estiralos" primero y utilizalos para hacer pequeños círculos después.
Luego, golpeá despacito la planta del pie con el puño y arrastralo por toda la planta, a lo largo del pie. Por último, utilizando los pulgares, presioná la planta del pie y recorré todo el arco plantar. La presión no debe ser excesiva, pero tampoco leve. Una vez que hayas terminado, hacé lo mismo con el otro pie.
Belleza 
El momento ideal para arreglar las uñas de los pies es después de bañarte. Pero si no, poné los pies en remojo en agua tibia durante un ratito. Después, es importante hacer una exfoliación y pulir bien aquellas partes que tienen más durezas (principalmente, los talones). Podés utilizar la vieja y conocida "piedra pómez" para eliminar las durezas de la pies, sobre todo la de la planta o los talones. Después, sí, a cortar, limar y pintar las uñas...

Las provisiones: lo que no te puede faltar en tu día de spa

Todo buen spa debe tener una provisión de los elementos imprescindibles, así que tu casa no puede ser la excepción. Por eso, fijate qué te falta y encargate de comprar las provisiones.
- Lima de uñas, alicate, esmalte.
- Pinza de depilar.
- Crema humectante.
- Sales de baño.
- Jabón líquido y esponja para el baño.
- Una mascarilla relajante para el contorno de ojos.
- Música, velas, revistas.
¿Alguna vez armaste un spa en casa? ¿Cómo te resultó? ¡Contanos tu día de relax!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada